Mi querido San Bernardo antiguo : La historia de el romancero de la villa.

1358734038318-ndice.jpeg

" La pequeña ciudad proyectaba hacia el firmamento palido y velado de brumas sutiles, su aliento de flores y frutas maduras.
Los gorriones formaban en los arboles conciertos de cristal.
El agua clara de las acequias, junto a la acera, cabrilleaba con brillo de plata y diamantes."

De esta manera describió el escritor Fernando Santivan las calles de San Bernardo.

Imaginemos las cristalinas aguas corriendo por sus acequias, los p?etalos de acacia adornando la Plaza de Armas, las tranquilas, pac’ificas y semidormidas calles ostentando grandes ‡rboles con frutospintones.
En el San Bernardo de los a–ños 20 eran muy comunes las tertulias y las celebraciones populares.
El punto de encuentro por excelencia era la Plaza de Armas, donde los soldados interpretaban marchas y sones militares en su kiosco, ubicado justo en el centro.
Esto, debido a que la Escuela de Infanter’ía se encontraba a un costado
de la Plaza, donde actualmente funciona la Municipalidad.
Sin embargo, este vital espacio social era compartido por la alta sociedad
y por ciudadanos comunes y corrientes que nunca se encontraban, ya que cada uno ten’ía su espacio delimitado.

Dos ilustres poetas visitaron San Bernardo; Pablo Neruda y su amigo
incondicional Romeo Murga.
El entonces joven y poco conocido Neruda comienza a recitar con
su voz parsimoniosa entre la alegr’a generalizada de los
sanbernardinos que prefer’ian la fiesta antes que escuchar tan lento
relato de la boca melanc—lica del poeta. 

Mientras Neruda lee frente a un intranquilo pœublico que no valora sus
poemas, es presentado su amigo, el poeta Romeo Murga.
Neruda apresura su lectura para dar paso a un verdadero "Quijote"
de dos metros de altura, segϜn sus propias palabras, de ropa oscura
y ra’da, con una voz aúœn m‡ás quejumbrosa.
Los poetas se marcharon con un triste recuerdo aquella tarde, en la
plaza.
En aquellos tiempos, todo el pueblo disfrutaba de la funció—n de cine
en el Bi—grafo del Teatro Venus, una construcci—n de madera ubicada
entre las calles Freire y Covadonga muy cerca del terminal del
ferrocarril elé?ctrico a Santiago.

El Teatro Venus era adem‡ás, utilizado como cancha de patinaje, donde
las butacas eran removidas para despejar la pista y dar paso a
los afanados patinadores que al ritmo de una orquesta danzaban
alrededor de la pista valses o "one steps".

El cine contaba con una pianista, la se–ñora Magdalena, que indicada
el comienzo de cada funció—n.
Famoso era don Tito Angulo, el administrador del cine, junto a su
socio, don Enrique Folch.
Las funciones del Bi—grafo siempre estaban atiborradas de personas
en la matin?e especialmente.
El paseo tradicional de las familias sanbernardinas era- sin lugar a
dudas- la Plaza de Armas, un espacio lleno de jardines, á‡rboles con
pé?talos de acacia, flores y escalinatas bien cuidadas.

La Escuela de Infanter’ía estaba ubicada frente a la Plaza, desde
donde sal’a la banda a tocar la retreta los jueves y domingo, en la
mañ–ana, luego de la misa de doce.
La Plaza estaba dividida por sectores sociales. El paseo de la aristocracia
era por calle Freire y el lado de los soldados uniformados era
frente a la Catedral.

En aquel tiempo, era frecuente recibir a numerosas familias
santiaguinas que arrendaban grandes casas-quinta amobladas.
Viajaban en tren y se trasladaban con camas y petacas para disfrutar
de los paseos en el Cerro Chena y la Avenida Col—ón.
Ya llegada la noche, las familias disfrutaban de las reuniones donde
bailaban tangos.

Romeo Murga se qued—ó a vivir en San Bernardo. Su amigo, Pablo
Neruda, muchos añ–os despu?s ganar’a el Premio N—óbel de Literatura.
Tito Angulo sufri—ó fuertes quemaduras en su cuerpo al incendiarse el
Teatro Venus, que d?écadas má‡s tarde ser’a demolido.
La Escuela de Infanter’a se trasladar’a para dejar su espacio al edificio
Municipal.

La banda ya no seguir’a tocando. Las Fiestas de la Primavera ya no se realizarán

sabeka.jpeg

No podemos dejar de mencionar y honrar la gran figura y persona de Don Domingo Eyzaguirre y Arechavala; fundador de la Ciudad de San Bernardo.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar